martes

Villa Victoria Ocampo - Mar del Plata





































Villa Victoria ocupa la manzana delimitada por las calles Matheu, Arenales, Quintana, y Lamadrid, en el residencial barrio Divino Rostro, en la ciudad de Mar del Plata; fue la residencia de la reconocida escritora Victoria Ocampo. En la actualidad, el lugar funciona como "Centro Cultural Victoria Ocampo". Si hacemos un poco de historia, nos remontamos al origen de la Casa principal de "Madera" procedente de Inglaterra, lugar donde fue adquirida por la familia Ocampo a la firma Boulton & Paul Ltda; quienes fabricaban estos edificios de madera (bungalow). Su traslado se realizó en barco, hasta su destino final Mar del Plata, y una vez en tierra fue armada totalmente sobre una estructura de hierro, hasta su finalización e inauguración en el año 1912. Plasmando esta bella mansión de estilo inglés, que hasta hoy es única en Mar del Plata por estar construída en Madera. En el año 1913, el padre de Victoria, el ingeniero Manuel Ocampo, completa el conjunto que puebla la Villa Victoria, con la construcción de la casa de los caseros, en un estilo francés, y de una tercera, destinada al personal de servicio, con estilo italiano. Al ingresar a la residencia, que otrora fuera un lugar de puertas abiertas para escritores y amigos, desde Jorge Luis Borges, Gabriela Mistral, Waldo Frank, Adolfo Bioy Casares, entre otros; se observan innumerables objetos, muebles, recuerdos, relacionados intimamente con ese pasado.
El lugar esta circundado por un gran parque, con frondosos árboles, distintas especies de plantas aromáticas como lavanda, romero, enamorada del muro, etc; que envuelven melancólicamente este espacio, tan amado, cuidado y atesorado por Victoria Ocampo.

Nuestro humilde homenaje, a través de esta transcripción, que se encuentra en la entrada de la Villa Victoria:

"Los perfumes pueden ser alegres o tibios
excitantes o sedantes.
La sensación de bienestar,
vecina de la felicidad
que emana del pasto recién cortado
o de la tierra seca que acaba
de recibir un aguacero no tiene paralelo"

Victoria Ocampo