martes

Conventillos de la Boca







Hasta principios del siglo XIX, el barrio de La Boca estaba prácticamente deshabitado. Vivían pocas familias y había una comunidad de personas negras, la cual llegó a tener su propia capilla. En el año 1900, arribaron al barrio las primeras familias de genoveses, quienes se asentaron cerca del puerto y de los talleres de los astilleros, lugar en el que los hombres, habían conseguido trabajo. Ellos, que eran carpinteros muy competentes, crearon sus propias viviendas. En los primeros tiempos, eran simples casillas construídas sobre pilotes de madera y paredes de chapa, situadas sobre terreno anegadizo; por ello la utilización de postes de aproximadamente un metro y más de altura; a causa de las inundaciones... por algo se lo llamaba " el barrio maritimo de la ciudad...
Los inmigrantes que trabajaban en los astilleros, entre otras tareas, también pintaban barcos. Los propietarios de estas empresas, permitían que sus empleados se llevaran los restos de pinturas, que eran impermeables, las que utilizaban para pintar sus precarias construciones de madera y chapa. Con esas sobras de diferentes colores, nació la identidad del barrio que lo caracteriza y le da un sello personal.
Se consideraba conventillo o casa de inquilinato "a aquellas que albergaban a más de cinco familias o personas independientes, incluído un encargado, siendo la unidad de locación una pieza, compartiendo en común, los servicios de baño, lavatorio, letrina , lavadero, y cocina ya que en las habitaciones no se podía cocinar. En el patio las mujeres se juntaban a lavar la ropa en los piletones.
Por una ordenanza municipal, se exigía que la superficie de las habitaciones fuera de 12 m2 por una altura minima de 3,5 m.
La gente los empezó a llamar conventillos porque su estructura, de no más de dos pisos, recordaba a los conventos de los padres curas, con habitaciones alrededor de una balconada de hierro y con una escalera central que llevaba al patio.
Por eso cuando uno observa estas construcciones rememora esa historia que se entrelaza entre el pasado y el presente.