jueves

Escuela Superior de Bellas Artes "Ernesto de la Cárcova"











La Escuela Superior de Bellas Artes, nació por iniciativa del pintor plástico Ernesto de la Cárcova, quien tras arduas gestiones, consigue en el año 1921,  le cedan un espacio en la avda España 1701, Costanera Sur. El  lugar había funcionado como  las Caballerizas del Lazareto;  asi que para su puesta en marcha, se trabajo en el reciclaje del edificio construído a principios del siglo XX. El propio de La Carcova, redoblo sus esfuerzos para lograr el objetivo deseado, aportando su vasto conocimiento al servicio de tan noble causa, colaborando en diversos aspectos, desde la realización de los planos, como asi también, de la dirección personal de las obras de remodelación, en función de lograr una adecuada instalación de los talleres del establecimiento educacional y posteriormente la incorporación del Museo de Calcos y Escultura Comparada, el que sigue siendo en la actualidad el más importante de América del Sur. Donde se pueden apreciar colecciones conformadas por copias de obras maestras, logradas mediante la técnica del vaciado, es decir, con moldes especiales sacados de los " propios originales";  consiguiendo reproducciones idénticas, tal es el caso de las tres maravillosas esculturas de Miguel Angel en sus tamaños naturales: el David, La Piedad y el Moisés, y tantas otras, reuniendo una excelente colección de calcos, que van desde el Arte Egipcio, Caldeo, Asirio, Griego, Greco Romano, Románico, Gótico, Oriental, hasta el Renacimiento.
Al acceder a la Escuela hay un busto en honor a su artífice Ernesto de la Cárcova y en el frente del edificio un mural en relieve, al recorrer su contorno, lo rodea una profusa vegetación con árboles, palmeras, diversos murales, esculturas; en la parte de atrás, poco queda de los jardines que otrora diseñara el paisajista Carlos Thays, se aprecia la belleza de una gran fuente de mayólicas, rodeada por una estatua y dos bancos.
En el año 1928, a la Escuela Superior de Bellas Artes, se le dió el nombre de "Ernesto de la Cárcova", en homenaje a su mentor, quien gesto un lugar en Buenos Aires, donde el sentido de comunicación entre el maestro y sus discípulos, era la base primordial de la actividad formativa..., por eso nuestro humilde recuerdo al comprometido hacedor...