viernes

Teatro Opera - Art Decó








En el año 1871 un empresario llamado Petalardo, comienza a gestar lo que conocemos como teatro Opera. Decidió construir sobre la calle Corrientes al 860, un lugar que sirviera para la puesta en escena del género lírico, contando para el proyecto con el aporte profesional del arquitecto Julio Dormal, quien diagramo una construcción esplendorosa para la época; tal es así que la misma contaba con una usina eléctrica propia, convirtiendo al Opera en el primer teatro de América Latina con luz generada por dicha energía, marcando todo un suceso. En 1935, se decide que la calle Corrientes debe ser ensachada, por lo que el teatro es demolido, quedando solo el terreno, el cual es adquirido, por otro empresario el Sr. Lococo, quien encarga al arquitecto belga Alberto Bourdon, el actual edificio con la condición de reunir las premisas necesarias, para que la sala destinada a la exhibición cinematógrafica fuera la de mayor capacidad, y además concentrara las cualidades óptimas para todo lo que se presentará ya sea del ámbito teatral y musical, lo cual cumplio de forma fehaciente.
Su impecable estilo Art Decó le otorgó suntuosidad y magnificencia, por su monumental fachada en volumen escalonado, su personal marquesina de cuatro circulos, su foyer en triple altura, todas sus disposiciones ornamentales conformadas por dibujos geométricos, en los revestimientos de mármol de varios colores, en pisos, escaleras, muros; como también cabe destacar las bellas barandas de bronce,...etc. Esta bella construcción, es fiel representante, de una época distante en el tiempo pero cercana a nuestro más caro sentimiento.